Así avanza la construcción de una Colombia mejor

24/11/2017
Así avanza la construcción de una Colombia mejor

 

Bogotá (nov. 24/11). Ha pasado un año desde la firma del Acuerdo de paz que puso fin a medio siglo de conflicto. Así avanza la construcción de una Colombia mejor.

La restitución como eje de esperanza y reconciliación para 42.000 familias campesinas

Con la puesta en marcha del programa de Restitución de Tierras, una luz de esperanza y reconciliación renació en miles de familias que fueron por décadas víctimas de una guerra sin tregua.

Como resultado de esta importante iniciativa liderada desde el 2011 por el Presidente Juan Manuel Santos y coordinada por la Unidad de Restitución de Tierras (URT), hoy 42.000 familias campesinas retornan con ilusión a sus legítimas parcelas.

Más de 20.481 baldíos han sido adjudicados a familias campesinas, muchas de ellas víctimas del conflicto armado interno. La meta al 2018 es de 55.200 adjudicaciones.

El apoyo a víctimas de abandono y despojo, a través de la gestión integral para la restitución sostenible de sus tierras y territorios, ha sido un aporte determinante en la construcción de la paz en Colombia. Según cifras de la URT se ha presentado 100.797 solicitudes de restitución, de las cuales 27.938 corresponden a hombres y 40.034 a mujeres.

Así mismo se han entregado 173 subsidios para aquellas personas que no tienen hectáreas. En 2016 se entregaron 236 subsidios. Y para el 2018 se espera entregar 460 subsidios.

En cuanto a proyectos productivos, se han entregado más de 61.000 millones de pesos para inversión y acompañamiento técnico de dos años para la implementación de los mismos.

Las mujeres como prioridad

Nora Santa es una mujer campesina que recuperó sus tierras en el año 2013. Hoy en día su finca, La Bananera, tiene un sistema cafetalero, siembra de frutales, porcicultura, banano, pollos de engorde y una huerta casera que le permite tener seguridad alimentaria y plantas medicinales.

Y Alba Lucía Bernal es madre de 5 hijos y esposa de Guillermo Santa, un campesino que la admira y ama.  En 1991 esta familia abandonó su finca debido a las constantes amenazas de los grupos armados. Con la política de restitución, Alba y Guillermo recuperaron sus tierras, donde hoy cultivan café, cuidan de sus cerdos y gallinas, dan de comer a sus peces y ordeñan sus vacas.

En el departamento de Córdoba, Ángela Monterrosa cumplió su sueño de volver a sus tierras. Ella invita a todos los colombianos víctimas del conflicto armado a confiar en el Gobierno y el Acuerdo de Paz firmado el pasado 24 de noviembre.

Mientras tanto Beatriz Arciniegas es una madre cabeza de hogar que hoy goza de los beneficios de la consolidación de la paz. Ella recuperó las tierras que un día tuvo que abandonar y hoy ha comenzado una nueva vida llena de amor, prosperidad y estabilidad, asegurando un buen futuro para su hija.

La política encaminada hacia la justicia está aportando las bases necesarias para la reconciliación nacional y para un escenario de posconflicto como el anhelado por los colombianos.

Declarados libres de minas antipersonal 175 municipios del país

Este viernes se cumple un año de la firma del Acuerdo de Paz y uno de los resultados más positivos que tiene el país es que 175 de municipios están declarados libres de minas antipersonal, ello significa el 26 por ciento de los 673 municipios con sospecha de tener en sus jurisdicciones dichos artefactos.

La prioridad del Gobierno Nacional apuntó desde el comienzo a intervenir los territorios más afectados por medio de operaciones de despeje, cuyo objetivo es liberar a esos 673 municipios de cualquier material explosivo que constituya peligro para la vida e integridad de sus habitantes. .

Actualmente, se encuentran 243 municipios con operaciones de despeje de minas antipersonal en departamentos, como: Antioquia, Meta, Caldas, Bolívar, Santander, Caquetá, Cauca, Tolima, Huila, y Putumayo, entre otros.

Para alcanzar el éxito en el objetivo fundamental hay 11 operadores de diferentes organizaciones entre las que se encuentran: Agrupación de Explosivos y Desminado de Infantería de Marina - AEDIM y Brigada de Ingenieros de Desminado Humanitario N°1 - BRDEH.

También hacen parte del proyecto The Halo Trust, Ayuda Popular Noruega, Handicap Internacional, Danish Demining Group – DDG, ATTEX Colombia, Campaña Colombiana Contra Minas, Perigeo, Colombia Sin Minas y Humanicemos DH.

Esa última organización es ejemplo incontrastable de lo que la paz puede hacer por Colombia. Humanicemos DH está conformada por 400 excombatientes de las Farc, quienes ya están capacitados para hacer su aporte a una labor de la que se han beneficiado no menos de 2.4 millones de personas.

El reto inmenso que es el desminado también significó el aumento sustancial de la capacidad operativa que pasó de 1.650 personas en junio de 2016, a cerca de seis mil personas en octubre de 2017.

Todas esas personas están debidamente acreditadas por la OEA para realizar labores de despeje para lo que se dispone de 14 máquinas barrenas y 14 binomios caninos.

(Fin/ame/bco)

 

font + font - contrast